Las Barras en el Mundo Corporativo ¿Qué más es posible para las empresas?

Access Bars session - Implant bands

La facilitadora de Access Consciousness, Quetta Sosa, lleva las barras de Access al frente de batalla en México y aquí están los resultados.


En 2017 conocí las Barras tras la búsqueda de recuperación por un tratamiento de Cáncer. Encontré siliencio, salí del drama y del miedo a morir.

Mi cuerpo comenzó a cambiar, desinflamándose, volvi a sentir vitalidad, agilidad y recuperé la fuerza que había perdido con todo el proceso.

Trabajando con clientes de coaching, me di cuenta de que las Barras de Access Consciousness® creaban mucho espacio, dando relajación, disolviendo el estrés y permitiendo que los ejecutivos tuvieran mayor capacidad de presencia, con lo cual sus habilidades se mostraban con mayor facilidad.

A principios de 2020 una clienta me pidió hacerle una propuesta para atender el estrés y la ansiedad en personal médico del área de urgencias (telefónicas y en ambulancia).

Inspirada por los estudios del Dr. Jeffrey Fannin y la Dra. Terrie Hope sobre la ansiedad y cómo el cerebro responde cuando le corren las barras, me lance a la búsqueda de un protocolo que nos permitiera medir los efectos del estrés en ambito laboral.

A la par, en México entró en vigor la NOM-035 STPS, que implica que las empresas implementen estrategias para el cuidado de los factores psicosomáticos provocados por estrés que impactan en los riesgos de salud, 

considerando que la depresión, es la enfermedad número uno a nivel mundial de discapacidad laboral y que las Barras® son una excelente herramienta para atenderlo,

encontré una combinación que cubría ambos objetivos, por un lado entender los factores de riesgo en la salud de los empleados y por otro, realmente atender los efectos del estrés laboral sobre la salud integral del personal. 

Lo primero que hice fue acudir a un curso sobre la NOM-035 y comprender bien sus implicaciones. Después me di a la tarea de revisar todos los protocolos de psicometría que podrían darme pautas para medir el efecto del estrés en el ámbito laboral.

Finalmente, encontré uno enfocado a la violencia en el trabajo que nos daba las pautas a ver los efectos del estrés laboral implicados en el liderazgo, la comunicación y la cultura de trabajo que se reflejan en algunos factores psicosomáticos como: dolor de cabeza, trastornos del sueño, trastornos digestivos, ansiedad, tensión muscular, pérdida de apetito sexual, cansancio, entre otros.  

Me junté con mi colega y amigo, Ernesto Erdmenger, Facilitador de Barras, con quien intercambié ideas y diseñamos un cuestionario inicial para detectar síntomas de la ansiedad, que aplicamos junto con el protocolo de Violencia en el trabajo.

Juntos rebotamos las ideas de cómo realizar una presentación ejecutiva y nos planteamos la posibilidad de extender este estudio a más empresas.

Finalmente, tuvimos una presentación ejecutiva que explicaba el proyecto, el protocolo y los pasos a seguir, y añadí el video del Dr. Jeffrey Fannin para mostrar a los médicos lo que sucede al cerebro tras una sesión de Barras®

Asi mismo, les compartí el estudio de la Dra. Terrie Hope con la finalidad de que pudieran ver que hay estudios clínicos serios en el mundo sobre la ansiedad y las Barras®.

El personal al que me enfrentaba en ese momento, eran médicos de urgencias que usualmente tienen una visión poco abierta a todo aquello que no les suena científico. La reacción inicial fue de excepticismo, incredulidad y hasta cierta burla.

Se mostraron cuestionadores, escepticos, en algunos casos apáticos y desinteresados, incrédulos, considerando que las Barras era más bien algo esotérico que requería de fe en ello para que funcionara.

En estas presentaciones ejecutivas, la intención de la empresa era que fuera una invitación y pudieran asistir solo aquellos que de verdad quisieran. La perspectiva inicial de la coordinadora de operaciones era que cuando mucho 5 personas lo elegirían por el perfil científico del personal; 

sin embargo, me mantuve abierta a recibir todas las posibilidades y a ser la energía que abre perspectivas, en todo momento buscamos resolver todas sus dudas y ofrecerles todas las fuentes disponibles para que pudieran conocer más.  

Me mantuve en la pregunta “¿Qué más es posible?”, enfocada en reconocer lo que se mostraba en ellos y en mi: curiosidad y miedo, logrando al final de estas sesiones que 65 personas estuvieran interesadas, mucho más de lo que yo misma esperaba recibir.  

La segunda fase del proyecto fue implementar el protocolo y realizar la evaluación, para este momento, 106 personas estaban interesadas en participar. Esto hizo que la empresa se detuviera y considerara seriamente quienes podrían ser las personas estratégicas que necesitaban participar y así iniciamos con presupuesto para 85 personas que recibirían durante un mes 4 sesiones de Barras, una por semana.  

La tercera fase fue la implementación de las sesiones.

Lo que encontré fue más grandioso de lo que esperaba.

En la primera sesión había personas emocionadas, otras escépticas y otras resistentes, incluso quienes decían, “me mandaron”, “yo no estuve en las presentaciones” y “no se ni a que vengo”.

Hubo momentos de tensión ante estas reacciones, nos dimos cuenta lo importante que es en un proyecto como este, garantizar el involucramiento cabal del personal en todos los niveles para que la comunicación sea efectiva, pero también aprendimos que la permisión de dejar que todo se muestre como es y seguir preguntando puede abrirnos a lo que no imaginamos. 

Nos facilitaron un salón en donde montamos 10 sillas cero gravedad y formé un equipo de 10 practicantes o facilitadores para la ejecución de las sesiones. Nuestras sesiones se programaron para iniciar los viernes y concluir en sábado en horario de 9 am a 8 pm, realizando en promedio 8 horas de sesiones los viernes y 4 los sábados, de tal suerte que cada fín de semana atendimos 85 personas durante las 3 primeras semanas.

Nuestro proyecto inició en febrero y concretamos la sesión 4 justo el fin de semana que México entraba en confinamiento por la pandemia, 14 de marzo, por lo que a esta última sesión hubo necesidad de que diversas personas, tanto del personal médico, como administrativo, se enfocaran en lo urgente de la situación y no asistieron, terminando de concretarse un grupo de 59 personas con 4 sesiones y 16 pendientes de terminar el proceso y la ultima evaluación. El resto por diversas razones fueron bajas (Vacaciones, enfermedad, faltaron a más de 2 sesiones sin posibilidad de recuperarlas en la semana, o no les gustó, que dicho sea de paso, fueron solo 3 o 4 personas las que dijeron “yo no continúo”).

Conforme las sesiones avanzaron, las reacciones fueron cada vez más gozosas y expansivas.

Hubo mayor apertura y disposición incrementada para recibir confiadamente las barras. Muchas veces se quedaban dormidos e incluso roncaban. En algunos casos incluso, brincaban sus cuerpos fuertemente, mostrándonos todo el estrés físico que soltaban en cada sesión.

Para algunos poder quitarse el equipo de ambulancia era vital para recibir: ¡era botas y chalecos fuera! Era su momento especial.  

Hubo incluso quien acudió preparado con su cojín para cuello y su propia cobijita. Fue interesante ver como intercambiaban sus horarios para no perder su sesión, cuando su turno les implicaba estar en ambulancia.

La ultima fase de implementación fue al terminar el proceso de las 4 sesiones de Barras, nuevamente se aplicó el mismo protocolo de evaluación, a fin de comparar resultados. Esto se logró con las 59 personas que completaron las 4 sesiones.

Algunos de los testimonios de cierre nos decían:

👉 “Estoy sorprendido, realmente funcionan las Barras, me siento mucho más relajado”

👉 “He dormido mucho mejor”

👉 “Estoy menos nerviosa, en pandemia yo no estaría así, me siento más segura y enfocada para tomar decisiones”

👉 “Noto que el ambiente de trabajo ha mejorado aún más, escucho más apertura en las coversaciones y siento que estamos mucho más colaborativos

👉 “Estoy sorprendido como la sudoración de mis manos ha desaparecido, siempre me sudaban las manos y desde la sesión pasada ya no”

Comentarios como estos y más eran recibidos al final de las sesiones.

Para nosotros, era importante escuchar de viva voz lo que confirmaríamos después al revisar la evaluación final y comparar datos.

Por confidencialidad de la empresa y sus participantes, no es viable compartir dicha información a detalle, pero puedo decir que de las conclusiones que este estudio nos dio podemos comentar las siguientes:

  • Las Barras son una extraordinaria herramienta para eliminar el estrés integralmente en las personas
  • Mejora la calidad del sueño
  • Disminución de trastornos de alimentación
  • Disminución de trastornos digestivos
  • Disminución en dolores de cabeza
  • Disminución en dolores musculares
  • Mayor apetito sexual
  • Menor tristeza
  • Menor ansiedad
  • Menor miedo a las cosas cotidianas de la vida
  • Favoreció cambios de actitud
  • Mejoró la interacción y tolerancia entre las personas
  • Mayor colaboración
  • Menor irritabilidad y reactividad con enojo
  • Mayor sensación de comodidad en el trabajo y una percepción de un ambiente de trabajo más agradable, menos tenso y más colaborativo

En lo personal, siento una profunda gratitud con Gary Douglas y Dain Heer Fundador y Co-Fundador de Access Consciousness®, por traer al mundo este tipo de herramientas y por abrirnos la visión para llevar estas posibilidades al mundo empresarial.

Para muchos empleados la perspectiva de que las empresas implementen este tipo de prácticas, es sin duda, viable y necesaria, sobre todo si se trata de trabajo tan cargados de tensión como lo pueden ser las áreas de urgencias médicas.

¿Cuánto cambio puede haber en el mundo laboral si nos permitimos dejar ir lo que ya no necesitamos?

¿Cuánto más se puede crear en las empresas, si los empleados están libres de tensión y con la mente como si hubieran meditado por más de 2 horas?

¿Qué pueden ser capaces de hacer juntos si crece la amabilidad, la escucha, la benevolencia, la diversión como parte de la consciencia colectiva en las empresas?

Y para darles una visión más completa de cómo lo vivió todo el equipo, aquí les comparto los testimonios de mis compañeros y amigos, quienes hicieron posible esta grandiosa experiencia.

GRACIAS a todos los que participaron, a la empresa que confió en nosotros y a todos los colaboradores que estuvieron dispuestos a vivir la experiencia, a pasar por todas las etapas del proceso, mi profunda y completa GRATITUD a todos.


Quetta Sosa
Facilitadora de Barras de Access Consciousness®

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

1 × 3 =